Transformación de Quintana Roo continúa sin marcha atrás: Martínez Arcila

El 5 de junio de 2016, los quintanarroenses impulsaron un cambio que eliminara la opacidad, el abuso y el autoritarismo: Martínez Arcila.
El 5 de junio de 2016, los quintanarroenses impulsaron un cambio que eliminara la opacidad, el abuso y el autoritarismo: Martínez Arcila.

Hoy prevalece el diálogo, la rendición de cuentas y se avanza en democracia, considera Martínez Arcila

A un año de las elecciones en las que los ciudadanos de Quintana Roo optaron por un cambio, las transformaciones en el estado siguen con el objetivo de construir un mejor gobierno con mejores leyes, ciudadano y comprometido con la rendición de cuentas, aseguró el Presidente de la Gran Comisión, Eduardo Martínez Arcila. “No hay marcha atrás en este cambio”, aseguró.

“Este 5 de junio se cumple un año de que los quintanarroenses salieron a la calle como nunca en la historia a ejercer su derecho al voto, a elegir a quienes querían fueran sus gobernantes y legisladores y a terminar con la hegemonía de un solo partido que por décadas dominó el escenario político en la entidad”.

Expresó que, fueron los ciudadanos quienes, de manera ordenada, “salieron a levantar la voz y a dar una lección de democracia bajo la premisa de que sí se pueden lograr cambios por la ruta pacífica, en orden y con voluntad de todos. Es precisamente a ese proyecto al que nos hemos apegado todo este tiempo, a la transformación de Quintana Roo por el bien de sus ciudadanos”.

Martínez Arcila recordó que el estado vivió décadas de abuso en donde los intereses personales prevalecieron por encima de los intereses legítimos de los ciudadanos; fueron años, dijo, de cerrazón, de autoritarismo, de control, de censura, de derroche económico, de opacidad y de nulo diálogo con la ciudadanía e incluso, hoy se transformó el uso de la fuerza y la violencia por el diálogo ciudadano.

“Basta recordar la manera en que se comportaban los funcionarios de la administración pasada, cómo dejaron de escuchar a la sociedad, cómo el poder era prácticamente unipersonal y cómo se cerraron los espacios para la crítica, la rendición de cuentas y el diálogo.

Estar en la oposición hace apenas un año representaba enfrentar al poder hegemónico que dominó sin consideraciones el estado. Hoy afortunadamente trabajamos con un escenario y un compromiso distinto. En el Congreso así lo hemos ratificado y por ello hemos dado pasos firmes para la transformación necesaria a nuestro marco jurídico a través de nuevas normas”, expresó.

Martínez Arcila dijo que al iniciar esta XV Legislatura se abrió la posibilidad del debate, se modificaron leyes obsoletas e inaplicables, se han comenzado a ajustar las leyes estatales de acuerdo con las federales para homologar sistemas, ya sea en materia anticorrupción, en transparencia o en las relacionadas a la protección de datos personales, temas que en anteriores años jamás habrían tenido lugar.

Hoy, añadió el Presidente de la Gran Comisión, existe un gobierno y un Congreso que han permitido la creación de espacios de diálogo, en donde se recibe la crítica de manera abierta, en donde la tolerancia y el respeto para el que piensa diferente es un elemento básico para la construcción de acuerdos.

“Los quintanarroenses salieron hace un año a votar cansados de tener un solo gobierno. Estaban hartos de la manipulación, la cerrazón, la violencia desde el poder, la falta de democracia, el abuso y el autoritarismo con que se desenvolvían.

Los diputados de esta XV Legislatura decidimos trabajar para dar mejores resultados y diferenciarnos claramente de lo que ocurría en el pasado. Además de la apertura y el diálogo, hoy podemos decir que impulsamos la transparencia, la rendición de cuentas en el uso de los recursos públicos, procuramos contar con organismos e instituciones sólidas y a ello nos hemos abocado y seguimos trabajando por desmantelar la estela de impunidad que dejó el anterior gobierno”, expuso.

El diputado Martínez Arcila dijo que, a pesar de que haya quienes ejercen una crítica destructiva o incluso sin fundamentos suficientes, siempre es preferible tener la libertad de decir lo que se piensa a regresar a décadas en donde la censura se imponía y la violencia era la herramienta preferida para acallar a quienes opinaban distinto: “Hoy hemos terminado con eso. Abrimos el diálogo respetuoso y nos sumamos a la crítica porque, sin ella, esta democracia no estaría completa”, concluyó.

Comentarios

comentarios